Aunque los avestruces realmente nunca esconden la cabeza, pese a lo que todo el mundo cree, es una de tantas leyendas urbanas. Se trata tan sólo de los machos haciendo agujeros en a tierra para esconder los huevos.

Anuncios