Anoche:

Él: Yo no soy racista, pero…
P.: Dilo, dilo (lo jalea para ver hasta dónde puede llegar)
Él: pero yo los mataba a todos.
P.: ¡Ésa es la frase!
Ella (pareja de Él, ligeramente escandalizada, apaciguando los ánimos): No, yo no soy racista, soy ordenada, cada uno en su país.
P.: ¡Ésa sí que es la frase!
P. y yo nos descojonamos del todo. En su cara.

Nota: el padre de Ella pasó quince años en Alemania.

Qué cansancio y aburrimiento del temita, y de manifestaciones, de fascistas y antifascistas, de hablar de homosexuales, que si se curan o no (si la felicidad tiene cura, yo no la quiero), de todo. Asco, hastío.
Éste no es el camino, no lleva a ninguna parte.

Hablemos de otra cosa.

Curiosidad histórico-medioambiental: una de las mayores aportaciones de Franco a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial fue la madera de los bosques autóctonos de Galicia y Asturias, los cuales se repoblaron posteriormente con pinos de crecimiento rápido. Los pinos son una especie parasitaria, extraordinariamente nocivos fuera de su hábitat natural, se queman muy rápido y son responsables de la rápida propagación de incendios que en ocasiones observamos en estos lugares.
Vaaale, que Franco no es responsable de la merma de los bosques españoles, que ya Felipe II se cargó lo suyo con la Armada (In)vencible y lo que no era armada, y hasta los romanos hicieron de las suyas, pero es bueno saber el porqué de las cosas.

Mierda de lluvia ácida (nadie habla de eso, ¿verdad?, pues existe, aquí).
A ver si se acaba el petróleo de una puta vez.

Muy interesante el post de Lifestraveller sobre las cianobacterias, y no os perdáis el blog Normalizado, que renueva imagen:

Para los que estéis decorando, lo que sea, bonitos diseños para empapelar paredes: Kaffeine. Y pósters: allposters.com

 

1 a.m.:

Llaman por teléfono, al fijo. Una chica joven, con voz angustiada, evidentemente asustada, pregunta: “¿Seguridad?“, yo “¿qué?”, ella “¿Seguridad?“, yo “no, se ha equivocado”, “perdone” me responde, e inmediatamente cuelga. No parece una broma, sería absurdo. Me quedo con ganas de preguntar si la puedo ayudar en algo, me pregunto qué le pasará, me produce intranquilidad, no dejo de imaginarme qué puede haber ocurrido para que haga esa llamada, pero no se me ocurre nada, así que para quedarme reconcomiéndome mejor lo escribo aquí. Ya está.

Estoy ñoña hoy (óigase canción de abajo), estoy rara en general últimamente, como prerregla pero de contínuo, no sé, igual el motivo es físico, o químico. Voy a hacer ejercicio, a ver si soltando endorfinas me mejoro, que ya no sé. O bueno, quizá no haya que resistirse a la montaña rusa, sino seguirla, disfrutarla, soltarse. Pero yo soy de las que gritan, mucho.

[odeo=http://odeo.com/audio/17364003/view]

(aleluya)

ojo-web1.jpg

Anuncios