Otro post en mente, éste durará poco, espero.
(nollueveporti: )
Te podría hablar de colores, avances y distorsiones, todo muy íntimo. O podría hablar de móviles, llamadas y respuestas, mucho más real, y actual, tiempos que corren, tiempos que siempre fueron los tuyos, pero no los míos, que también se componían de esperas y pausas, pero los momentos se alargaban a placer, o a dolor, sin politonos que los interrumpiesen.
Obligada a volver.
Y dejar de ser críptica y contarte que la ausencia es tan densa que continuamente me tropiezo con ella.

Repaso los hits del pasado en un esfuerzo por establecer una línea, un punto de partida y un destino, la explicación a dónde me encuentro ahora, pero acaba por ser demasiado intrincado y el único resultado es el desvarío que deduces.

No se me da mal tener doble vida, doble trabajo, lo he hecho demasiado, por unas circunstancias u otras. No me es ajeno; sin embargo, soñaba frecuentemente con dejarlo atrás. Me doy cuenta de que pasarán muchos años antes de que eso ocurra. Bienvenido sea el futuro y los vaivenes que traerá. Después de todo, quizá debido a esa misma costumbre, he acabado siendo culo de mal asiento, tolero mal la rutina y, por mucho que me cueste reconocerlo, necesito de la incertidumbre para seguir viva. Me quejo del frío, de la ausencia de mar, de lo deshumanizadas que están las grandes ciudades, y siempre acabo en lugares así. Abomino del sinvivir del amor y parece que no puedo pasar sin él. Quizá yo también sea contradictoria.

Anuncios