Una buena noticia, así, de pronto: parece que se gana la batalla de las bolsas de plástico.

Hace nada leía que Australia y China prohibían las bolsas de plástico de los supermercados. Italia también, y San Francisco (que parece república independiente -por cierto, hay una historia muy buena, aunque ahora no venga mucho al caso, sobre el emperador de San Francisco, que se autoproclamó de Estados Unidos-).

Ahora el Ministerio de Medio Ambiente ha elaborado un borrador para un Plan Nacional de Residuos con el que quiere reducir a la mitad el consumo de bolsas de plástico antes de 2009 y “prohibir las bolsas de plástico de un solo uso no biodegradables no más tarde de 2010“. (Leeros la noticia que es muy instructiva).

Las bolsas representan el 0,1% de las emisiones de CO2 de España, que no es ninguna tontería, además de otros muchos costes medioambientales.

Una cancioncita para celebrarlo.
El clásico de los Smiths por The Pretenders:

Lo que me parece mal es que se vaya a tardar tanto en tomar la medida, se puede hacer de un día para otro y no pasa nada, todo el mundo tiene mochilas o bolsas de tela en su casa. Será por los puestos de trabajo que da el sector, pero ya hemos concluido que hay renovarse, que se pierden oportunidades pero se crean otras.
Ahora se está valorando sustituir las bolsas por otras de almidón, lo que podría encarecer el precio de la patata. Estoy totalmente en contra de esta medida, además de poco acertada con las necesidades de la población, sigue sin ser ecológica.
Quizá haya casos en los que serán necesarias las bolsas de plástico, pero estoy segura de que se pueden contar con los dedos de una mano, y por supuesto, el quiera bolsa que la pague.
Conclusión: bolsas de plástico nunca, reciclables excepcionalmente, y de tela, siempre, que duran mucho tiempo y son más bonitas y elegantes.
Dentro de unos años se sabrá que una película corresponde a cierta época porque se verán bolsas de plástico en ella, igual que cada vez menos se ve a gente fumar y ya no hay Bogarts.
Ahora queda la batalla de los envases excesivos, pero ésa es más difícil. Hay que reclamar a los fabricantes que reduzcan los envases, no comprar productos que abusen de ellos.

Frase del día (la cual obviamente no han tenido en cuenta Espe ni Rajoy):

“Tienda un puente de oro, por el cual pueda retroceder el adversario”

(Sun Tzu)

Nay está de estreno: “Castillos de plástico, corazones de látex”, un bonito título para un blog que desde aquí espero que dure y nos proporcione muy buenos momentos.

Apple presenta el “Mac Book Air”, supuestamente el portátil más delgado del mundo, (y pantalla sin mercurio, por fin los de Mac se apuntan al carro ecológico, que era uno de sus puntos débiles). Quién lo pillara, y 5 horas de batería, dicen. La verdad es que el Mac Book tiene una batería que aguanta mucho, sobre todo si no le metes mucha caña, pero esas cinco horas me vendrían perfectas para el tren. Ay…
Lo malo es que es caro de morirte.
Los de Mac son los reyes, sin duda, pero me entra cierto recelo, dueños del iTunes (que ahora va a alquilar películas también, uyuyuy), quién sabe si no acabarán siendo el futuro Microsoft. Por ahora, vivan la innovación y el diseño.

Anuncios