El anterior post parecía premonitorio. Era frío (se me han quejado los señores blogueros), pero importante; fui incapaz de ser más concreta sin desangrarme. Reconozco que borré párrafos enteros, por evitar regocijos ajenos y porque no es época para el nudismo.
Hoy tocaba de vampiros, de vampiros se puede llegar hablando hasta cualquier extremo, incluso al que pretendo. Lo tenía pensado, medio escrito, pero será otro día, en estos momentos no tengo cuerpo.

Me gusta mucho mi blog, no hace falta decirlo, porque siempre hablo en él de lo que más me apetece en cada momento. Y así seguirá siendo, aunque nadie lo leyese. Es mi grito, mi desahogo, mi entretenimiento. Igual me sirve para saciar afanes pedagógicos que para regocijarme en viejos gustos.

Lleva la muerte rondando días, la de verdad, la que espesa el ambiente, la que hace que te dejes en paz de tonterías, incluso cuando no te afecte de lleno. Y no está tan mal tenerla presente en estos tiempos, en los que en demasiadas ocasiones se oculta: a los muertos se los esconde en tanatorios, ya no pasean por el pueblo los ataúdes, a hombros de los vecinos, ni se escuchan gritos de mujeres en los portales. Nos quieren hacer creer que no existe, la puta. Pero cada vez que nos reímos, que soñamos, que follamos, ella se relame, porque de vida se alimenta, no hay una sin la otra. Eso, quería recordarlo.

Y lleva la desgracia rondando días, la que parece un mundo y sólo los años consiguen apaciguar. La que llega aunque no quieras, sobre la que no se puede ejercitar control, dan igual todas las excusas que ante la vida se te ocurran. Jode también.

Así, cuando todo se va de las manos y busco dónde aferrarme, sea lugar o persona, me doy cuenta de que los años pasaron en balde, y sigo tan a la deriva como siempre, pendiente tan sólo de mis propios recursos.
En plata, más sola que la una.
Qué asco esto.

Podría escribir más, si no me fuera a reventar la cabeza.

PD:

ANUNCIO: Busco amiga/o empática, altruista y despreocupada con la que tomar el sol. Se apreciará capacidad de reírse de sí misma.

Anuncios