You are currently browsing the monthly archive for junio 2008.

Resulta cansado, a estas alturas, oír de boca de gente supuestamente inteligente, leída y viajada, expresiones como conspiración judeomasónica o discursos que vienen a significar lo mismo. Recuerdan tanto al dictador bajito (me refiero al local, Hitler era alto, contra toda creencia popular), que me produce un rechazo inmediato. La realidad, de pronto, parece adquirir los tonos gastados de un NODO cualquiera.
Cansancio, al igual que ante las manifestaciones racistas, como ya comenté en posts anteriores.
Con este tipo de generalizaciones no avanzamos.
De pronto, alentada por los conspiranoicos que abundan últimamente (con razón), mucha gente se satura de términos y el resultado es un batiburrillo donde se confunden Nuevo Orden Mundial, illuminati y masones entre planes para dominar a la humanidad y programas de lavado de cerebro.

Si al asco de mundo actual, donde las corporaciones tienen más poder que muchos gobiernos, lo queremos llamar Nuevo Orden Mundial, por mí bien. En lo que nadie se pone de acuerdo es en si hemos entrado ya en esa etapa, o es algo por llegar que se puede evitar… Se abusa, y en mi opinión sólo hace incrementar el estado de terror que supuestamente los que más utilizan la expresión intentan denunciar. Yo lo sustituiría por “gobiernos corporativistas” o algo similar, pero no me voy a poner aquí ahora a quebrarme la cabeza para buscar un nombre históricamente más adecuado.

También está el tema de los judíos. No cabe duda de que lo que están haciendo con los palestinos es un verdadero genocidio. Lo último que oí al respecto es que el 90% de los palestinos sobrevive exclusivamente gracias a la ayuda humanitaria, y a veces ni eso le hacen llegar. Por otro lado, gran parte del poder mundial actual reside en un reducido número de familias de banqueros (qué mala es la usura, ya lo decían los antiguos), y muchas de esas familias, no todas (importante matiz), son de origen judío (de ahí que Estados Unidos no se meta con Israel ni a la de tres). Eso tampoco lo duda nadie, pero de ahí a deducir que los judíos son malos por naturaleza, me niego. Hay judíos estupendos por ahí, mira Woody Allen, y montones de gente destacada en muchos campos artísticos y culturales, dentro incluso del mismo Israel. Muy interesante, por ejemplo, es la entrevista al historiador israelí Shlomo Sand, publicada hace unos días en “Público”, donde afirma que “El pueblo judío es una invención”. Otra cosa es que la mayoría de judíos, sobre todo los israelíes, esté arrastrada ideológicamente por décadas de belicismo e incesante propaganda, y ya sea prácticamente irrecuperable de su estado mental etnocéntrico.

Luego hay mucha confusión con respecto a los masones. Los masones, por definición, no son practicantes religiosos, al menos de la manera tradicional que conocemos, por lo que su supuesta alianza con los judíos la veo más que artificial. También es verdad que el dinero hace extraños (y buenos, añado yo) amigos de cama.

La masonería nace como una respuesta a los estados absolutistas europeos por parte de la burguesía emergente. Utilizaron como base las organizaciones gremiales ya existentes. Son culturalmente valiosos porque son transmisores y regeneradores de antiguos conocimientos filosóficos. Su carácter secreto se debió a la persecución a la que fueron sometidos por parte de los gobernantes del momento. De hecho, el único gremio que logró escapar al control estatal fue el de los constructores (de ahí que hayan perdurado sus símbolos de la escuadra y el compás), que acabó por agrupar a otros miembros destacados de distintos ámbitos de la sociedad. Curiosidad: tan sólo existe un gremio de los asociados secretamente que logró perdurar, aparte del de los constructores, y se trata de los carboneros de Sicilia, que con el tiempo degeneraron en la actual mafia siciliana, rama chunga de los masones.
Existen, desde el principio, numerosas corrientes internas dentro de la masonería, en ocasiones muy diferentes y hasta contrarias entre sí, por lo que resulta absurdo meterlos en el mismo saco. Los hay buenos y malos, como en todas partes, como en todo, y el conocimiento no es intrínsecamente bueno o malo, es sólo eso, conocimiento.
Los objetivos de los masones se consumaron tras el triunfo de la Revolución Francesa. Prácticamente todos sus líderes eran destacados masones. De hecho, libertad, igualdad y fraternidad, los ideales liberales, eran exactamente los de los masones.
La Revolución Francesa y la independencia de Estados Unidos son dos acontecimientos que se retroalimentan. En Estados Unidos, los masones prescinden del secretismo que mantienen en Europa y los símbolos masones se muestran abierta y libremente en la fundación del nuevo estado. Así, los primeros presidentes estadounidenses (y la mayoría de los posteriores) son todos masones del máximo rango. La masonería cala hondamente en la sociedad, se abren salas por doquier, y el desarrollo de las universidades no se pueden entender sin ellos, con la creación multitud de clubes y hermandades.
Una constante de la masonería es el elitismo, en principio intelectual, en la elección de sus miembros. En Estados Unidos, la consolidación del sistema político da como resultado que la élite económica, política e intelectual coincide en la figura de los masones, por lo que con el paso del tiempo se comienza a dar una relación endogámica entre ellos. Las reuniones de masones favorecen los contactos y, siguiendo un proceso natural, en sus descansos se gestan grandes negocios.
Sazonadas por millones de dólares, las extrañas y turbias alianzas comienzan a aparecer. Ahí es donde surgen, o se fortalecen, los illuminati, los skulls&bones y toda la “mafia” que conocemos y los conspiranoicos adoran.
La masonería provee de interesantes conocimientos que pueden ser utilizados para distintos fines. Parte de los masones se acercan a la extrema derecha y desarrollan ideas expansionistas, de las que son partícipes, en muchas ocasiones, los banqueros judíos. Hitler, que como todos sabemos no estaba muy pallá, gran aficionado al esoterismo, inicia su recorrido desde Europa, se adscribe a los illuminati y llega a converger con sus colegas nortamericanos. Se cuenta que el propio Eisenhower tuvo que pedirle a Bush abuelo, prominente banquero, que dejara de financiar al régimen nazi, ya bien avanzada la Segunda Guerra Mundial.
Y llegó la guerra fría, los bildelberg y la oscura historia de Estados Unidos en la segunda mitad del siglo XX, cuyas consecuencias sufrimos en la actualidad, y las que nos quedan por sufrir.
Sin embargo, en mi opinión, el dominio creciente de las corporaciones y lobbies nada tiene que ver con la masonería original, son si acaso su perversión.

¡Ratero!, ¡mafioso!, grita un viejo con la mirada fija en el televisor de un bar de Estepona.

Quien la ha hecho que la pague, comenta una señora, y por su cara se puede deducir que ella votó al alcalde y se siente traicionada.

Presuntamente, apunta su amiga con tonillo. Cuánto daño han hecho los programas del corazón.

Hoy, tras una vuelta por el centro de Estepona, llevo a mi madre a visitar el recién inaugurado centro comercial de Laguna Village, para que pueda opinar con conocimiento de causa. Para mí, es el más claro ejemplo de los desmanes urbanísticos que se han cometido en Estepona, aunque justo al lado los haya similares (y en el resto de la Costa del Sol casos aún más sangrantes, tengo mi ránking personal, basado en la rabia que me producen).

Laguna Village está en las afueras de Estepona, en la playa del Padrón, junto a la desembocadura del río Padrón, uno de esos ríos que se secan en verano pero que cuando les da por bajar arrasan con todo (tiene su nombre en geología, yo lo sé). De toda la vida, la playa del Padrón (que desde ahora ha perdido el nombre, la pobre, para pasar a llamarse Laguna Vílell) ha sido una playa decente, tranquila, de arena gris clara, que ocupaba un kilómetro de largo y más de cien metros de ancho, hasta que tropezaba con la carretera. Una de mis mejores amigas vivía por encima de la carretera, por lo que, desde pequeña, conozco bien este rincón.

Muy antiguamente, había un chiringuito que abría sólo en temporada alta para las familias que residían en la zona y unos pocos turistas. En la época Gil (ya se llama así, la Época Gil), y sus chiringuitos pijos, cerraron el viejo e instalaron dos nuevos, que a pesar de todo y de ser unas construcciones permanentes más sólidas, no estaban demasiado mal, con un ambiente más tranquilo y bohemio que en las playas del centro del pueblo.

Hace aproximadamente un año, advertí con horror que comenzaban unas obras en la playa, y levantaban pilares sobre la misma arena. Para disimular la obra, le han puesto techo de paja, pero eso ya no es un chiringuito, sino un señor edificio, y bien grande. El supuesto chiringuito es ahora un centro comercial de marcas de lujo, restaurantes y bares donde tomarte una copa te cuesta un ojo de la cara. Entre el edificio y la orilla hay una enorme piscina, en la que por pillar tumbona tienes que pagar, creo que eran, 40 euros. En realidad, tan feo no les ha quedado, horteradas mayores hay a lo largo de la costa, pero una cosa no quita la otra, y soy incapaz de verlo con buenos ojos, por mucho que se tire allí cuarenta años. Ah, y el ambiente andaluz, que se supone para armonizar con el entorno, no se encuentra por ningún lado, es más bien ambiente balinés.

“Chiringuito”

La playa ha quedado reducida a unos escasos veinte metros (y para mí, que la foto que pongo de muestra está hecha con marea baja, que aunque en el Mediterráneo las mareas no son tan grandes, algo son, y esta zona está todavía bastante cerca del Atlántico). Eso en verano. Todavía no ha pasado un invierno completo para estos edificios, y el invierno pasado fue especialmente benévolo. Me apuesto lo que queráis a que, el día en que haya temporal del bueno, se lleva la arena y ésta no vuelve más. Entre eso y nada que suba un poco el nivel del mar, adiós playa del Padrón. Yo viví una inundación en Estepona, hará más de viente años, en la que el agua del mar se juntó con el centro del pueblo inundado, la gente sobre los coches. Eso hace veinte años, que el tiempo no estaba tan revuelto.

Al dejar la playa, mi madre dijo: “no te preocupes, que esto vuelve a ser playa antes de lo que pensamos, van a tener que salir corriendo de aquí con la ropa de marca en brazos”. Es verdad, el nombre de Laguna Village todavía no saben que es premonitorio. Como ha sido todo de chanchulleo, dudo mucho que ningún local le haya comentado a estos guiris inversionistas las particularidades de esta zona, ni se haya hecho ningún informe técnico riguroso de nada.

Pero no me sirve de consuelo, porque el daño ya está hecho.

Me parece increíble, hay ayuntamientos que pagan por traer arena a sus playas, ellos la tienen, y van, y se la cargan. Y no es una obra de hace treinta años, que no se sabía tanto del medio ambiente, es una obra del año pasado.

Ganan tres y pierde todo el pueblo, para el resto de generaciones.

El día de la detención del alcalde de Estepona (modus marujeo: amiguísimo de Bono, por cierto fin de modus marujeo), salió Gaspar Zarrías, consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, con unas declaraciones en plan “tolerancia cero con la corrupción” y demás. Gaspar Zarrías, de habitual un hombre enérgico y hasta autoritario, ese día estaba tembloroso, sudaba y parecía que la corbata le apretaba más de lo habitual. No es una impresión personal, no he sido la única en darme cuenta de este hecho, más gente lo va comentando.

La Junta de Andalucía dice que presentó más de ochenta expedientes contra irregularidades en Estepona, (aun siendo del mismo partido). ¿Y qué? Si la Junta hubiese querido, hubiera parado esas barbaridades, como se ha parado, por ejemplo, la de la playa del Algarrobico. Hoy mismo, ha salido la noticia de que la Xunta Galega construirá VPOs, a pesar de la negativa de algunos ayuntamientos, porque muchos de ellos no se aclaran con sus planes de ordenación urbana. Se puede. Entonces, ¿POR QUÉ NO LAS PARARON?

Da la impresión de que los expedientes los iniciaron para, en caso de problema, poder decir “ahh, ahí están esos papeles, nosotros no tenemos nada que ver”.

Me produce satisfacción, cómo no, que metan en la cárcel a todos los implicados en la trama de Estepona (aunque no han pillado ni a la mitad de la gente, pero bueno, algo es algo). Sin embargo, me queda la sensación, como una espinita, de que no todo el que tenía responsabilidad política en el asunto está respondiendo por ello.

(Pues éste no era el post que tenía pensado, pero es el que me ha salido. Otro día, más).

Hasta que me dé tiempo a escribir mejor un post que tengo en mente, unos apuntes:

– Se casan dos mujeres en California. Ya era hora. Enhorabuena a ellas y a los demás.

– Amy Winehouse hospitalizada. Tú verás, tú verás, el concierto del día 4. Esta mujer nos tiene en vilo.

– Las eléctricas se quejan de que con los precios actuales no les sale rentable. ¿No eran las eléctricas las que sacaban una pasta de beneficio al final de sus ejercicios? Qué morro tienen.

– Estepona empringada. Juasss. Estoy disfrutando. Caen conocidos. Pero el día que me saldré será cuando le metan mano al de San Roque.

La Hoya de Guadix-Baza se encuentra en el norte de la provincia de Granada, si alguna vez vais en coche a Almería desde Madrid o Granada, pasaréis inevitablemente por allí.

Una hoya es una cuenca grande formada en la tierra, y ésta es muy espectacular, tiene kilómetros y kilómetros de longitud. Esta rodeada de montañas: Sierra Nevada, Sierra de Baza, Sierra de las Estancias, Sierra Arana, Sierra de Cazorla, Sierra de Segura, Sierra de Castril y Sierra de Orce. Grande, ya digo.

Esta historia me gusta mucho:

Hace veinte millones de años, el mar llegaba hasta allí. Con el paso del tiempo, se fueron depositando sedimentos de los ríos, y hace siete millones de años, la zona quedó aislada del mar. Entonces, se formó un lago alargado donde desembocaba un gran río. La parte de arriba de la foto sería el borde, la orilla del lago, las vegas el fondo (hay que ponerle un poquito de imaginación, pero no es tan difícil).
Este gran lago concentraba en sus orillas mucha vida. Los restos de animales muertos eran “tapados” constantemente por los sedimentos, por lo que se han conservado muy bien los fósiles, que no sufrieron los embates de la erosión, lo que permite estudiar su evolución. Allí se pueden encontrar, por ejemplo, con una antigüedad de 1,8 millones de años, osamentas de guepardos gigantes (con dientes de sable, chulísimos, yo los he visto), hienas pardas, jabalís de río y jiráfidos nunca antes encontrados en Europa Occidental, e incluso animales desconocidos por la ciencia.
También se han hallado herramientas y restos humanos de hace 1,3 millones de años, el llamado hombre de Orce, que sería el primer poblador de Europa Occidental. *
Pero en este idílico y fértil paisaje, de pronto, hace tan sólo 500.000 años, se produjo una fuerte reestructuración paleogeográfica. El lago se había ido erosionando y, hablando para entendernos, se abrió por un lado y fue liberando el agua, quedando la zona poblada de pequeños ríos que la fueron erosionando de la manera peculiar que ahora se puede observar.
Gente que sabe del tema me ha contado que ahora se sospecha que ese fenómeno fue más rápido y violento de lo que se pensaba. Es decir, una de las paredes del lago reventó, y esa riada brutal formó lo que ahora conocemos como la cuenca del Guadalquivir – uno de cuyos disputados nacimientos se encuentra allí mismo, en la Sierra de Castril – y toda el agua acabó en lo que ahora son las Marismas del Guadalquivir.

No somos naiden.

No sé si habíais oído hablar de estos yacimientos antes. Probablemente algunos no. ¿Por qué, si son tan importantes para la historia natural y están tan cerquita? Porque en mi vida he visto mayor follón administrativo que el que rodea estos yacimientos. No se pueden ni estudiar. Siempre igual.

* La existencia del Hombre de Orce trastoca bastante las teorías de las migraciones humanas existentes hasta ahora, porque supone que el hombre habría llegado a Europa Occidental por Andalucía, no por Oriente Medio, por eso parte de la comunidad científica es tan reticente a la hora de admitir estos restos (porque les jode todas las investigaciones que habían hecho hasta ahora, y prefieren negarlo antes que corregir sus trabajos).
No es por hacerme la lista, pero que llegaron por Andalucía lo llevo pensando yo desde 1º de BUP, mientras veía África en el horizonte y pensaba ¿y no es más fácil cruzar el estrecho que dar todo el vueltón? Aunque fuese en la barca más primitiva, y quien dice barca dice tronco enorme. Un día, pescando, te subes a un tronquito para avanzar más, otro día viene una corriente, un temporal, y acabas en Tarifa, o en Marbella mismo.
Eso o jartarte de andar desde Israel hasta aquí. Es cuestión de sentido común, digo yo.

Artículo muy interesante y completo.

Hace poco echaron por la tele la película 8 MM, de la que solo vi el principio porque me puse a hablar por teléfono en los anuncios y se me fue el santo al cielo. Pero se me quedó grabada una frase:

Si bailas con el diablo, no cambias al diablo. El diablo te cambia a ti”.
(En inglés, que suena mejor: If you dance with the devil, the devil don’t change. The devil changes you).

El otro día el diablo me sacó a bailar. Le dije que sí, “sí, sí, luego”. Pero era mentira, sólo que no me atrevía a decirle que no. El diablo suele dar miedo.