Hace poco echaron por la tele la película 8 MM, de la que solo vi el principio porque me puse a hablar por teléfono en los anuncios y se me fue el santo al cielo. Pero se me quedó grabada una frase:

Si bailas con el diablo, no cambias al diablo. El diablo te cambia a ti”.
(En inglés, que suena mejor: If you dance with the devil, the devil don’t change. The devil changes you).

El otro día el diablo me sacó a bailar. Le dije que sí, “sí, sí, luego”. Pero era mentira, sólo que no me atrevía a decirle que no. El diablo suele dar miedo.

Anuncios