You are currently browsing the monthly archive for septiembre 2008.

– ¿Tú sabías que la Reserva Federal es una institución privada?
– ¿Y de quién es la Reserva Federal?

Con los tiempos que corren una acaba leyendo sobre economía.

Leyendo aquí y allá, me encontré con esta perlita de artículo, fechado el 21 de marzo de 2006, y que empieza así:

El presidente estadounidense George W. Bush dijo el martes que la mayor economía del mundo es fuerte y mostraba todas las señales de que se haría más fuerte.
En repuesta a las preguntas sobre los crecientes déficit presupuestarios de Estados Unidos, Bush dijo que el problema estaba siendo agravado por los altos costos en los gastos obligatorios de los programas de salud y retiro
“.

En fin, ¿para qué comentar más si es lo que ya sabemos?

Tratando de responder a la pregunta formulada al principio, me dispuse a buscar por internet la información. La Reserva Federal está formada por doce Bancos Federales, y ahí perdemos la pista.
Pero no hace falta ser muy perspicaz para imaginar que éstos pertenecen a las grandes familias de banqueros de toda la vida.

Y leyendo, leyendo, acabé por tropezarme con la bonita historia de la Orden Ejecutiva nº 11110.

¿Por qué pudieron matar a Kennedy? ¿Por un tema de narcotráfico, mafia cubana, guerra fría? ¿O fue simplemente el loco del fusil? ¿El que casualmente mataron justo después? Tuvo que ser por algo gordo, gordo de verdad para justificar el despliegue y la temeridad del asesinato de un presidente de EEUU.

¿Qué podría haber sido tan importante como para que parte de la administración participara en ello y lo silenciase, como siempre se ha sospechado?

La pasta, como siempre, pero la pasta de verdad.

Intento resumir la única explicación que, sin ser yo muy fan del tema asesinato de Kennedy, para mí tiene sentido, y mucho sentido:

Mejor copi-pego de uno de los varios sitios web que lo explican más extensamente:

El 4 de junio de 1963, John Fitzgerald Kennedy intentó quitar a La Reserva Federal de EEUU su poder de prestar dinero con interés al gobierno. El entonces presidente firmó la Orden Ejecutiva N º 11110 que devolvió al gobierno de los EEUU la facultad de emitir moneda, sin tener que pedirlo prestado a la Reserva Federal. Kennedy dio a La Tesorería la facultad “para expedir certificados de plata respaldados por reservas de metal plata en el Tesoro”. Esto significa que por cada onza de plata en poder del Tesoro, el gobierno podría poner nuevo dinero en circulación. En total, cerca de 4,3 millones de estos “dólares Kennedy” fueron puestos en circulación por este mandato de Kennedy.(…)

Con un golpe de pluma, Kennedy dio la sentencia de muerte a La Reserva Federal. Si una cantidad suficiente de estos billetes respaldados en plata hubieran sido puestos en circulación, habrían eliminado la demanda de billetes de la Reserva Federal. Ya que los “Billetes Plata de Kennedy” fueron respaldados por el metal intrínseco y los de La Reserva Federal por nada. La Orden Ejecutiva 11110 hubiera impedido que la deuda nacional llegase a su nivel actual, debido a que hubiera dado al gobierno la capacidad de reembolso de la deuda sin tener que acudir a la Reserva Federal y pagarle interés a fin de crear el nuevo dinero. (…) Sólo cinco meses después de que fue asesinado Kennedy, no se expidieron más “Billetes de plata”. El decreto 11110 no ha sido derogado por ningún Presidente posterior por Orden Ejecutiva y legalmente sigue siendo válido hoy día. ¿Por qué entonces no lo ha utilizado ningún presidente después? Prácticamente la totalidad de los casi 6 billones de dólares de la deuda federal ha sido creada desde 1963 y si un presidente hubiese utilizado la Orden Ejecutiva 11110, la deuda estaría muy lejos de los niveles actuales. Quizás el asesinato de JFK fue una advertencia a futuros presidentes que piensen eliminar la deuda federal revocando el control que La Reserva Federal tiene sobre la creación de dinero.

La verdad es que la economía siempre me resultó muy árida, pasemos página; pero antes, os dejo con una frase que he extraído de un documental, favorito de los conspiranoicos, Zeitgeist, que en realidad no está mal, porque no se les va demasiado la pinza (más al final, pero bueno). La primera parte va de que la religión cristiana en realidad es mitología, un refrito de religiones anteriores que se utilizó para controlar al pueblo, cosa que creo ya sabemos todos. La segunda parte se encarga de demostrar que el 11S no fue tal como nos lo contaron, cosa que también todos intuimos.
Y la tercera parte, (para activar los subtítulos hay una pestañita abajo a la derecha) quizá la más interesante, se dedica a desentrañar el funcionamiento de los bancos e instituciones de poder en EEUU. Como poco, da que pensar.

Por cierto, cuando se habla de las operaciones de “falsa bandera” que EEUU es experto en utilizar, se olvidan de la primera, el hundimiento del “Maine”, que llevó a la guerra con España y se considera el inicio de la prensa amarilla en todo el mundo. Qué panolis fuimos, pero eso es otra historia.

La frase es:

  • “Creo que las instituciones bancarias son más peligrosas que un ejército. Si el pueblo americano alguna vez permite a los bancos privados controlar la emisión de moneda, los bancos y las corporaciones que crecerán alrededor de ellos privarán al pueblo de su propiedad hasta que sus hijos despierten sin casa en el continente que sus padres conquistaron”.

    Thomas Jefferson, 1745-1826

    Cómo afiló el hombre.

  • Algunas no tenemos remedio, siempre igual.
    Recuerdo que cuando tuve que entregar mi tesina, como no me daba tiempo a imprimirla (tras aquello descubrí una ley, que podría figurar en el libro de Murphy: el tiempo de impresión es siempre tres veces superior al previsto), me fui, impresora bajo el brazo, y me instalé en la secretaría del lugar. Allí me dispuse, horas tras hora, a imprimir el maldito trabajo, para ajustarme lo más posible a la hora límite de entrega. Afortunadamente, a esas alturas, era amiga de una de las secretarias, que no por ello dejó de estar sorprendida por mi acción. Además, me lo encuadernó. Bendita mujer.

    Hace pocos días, una conocida se vio en una situación similar:
    El perro se había comido el cargador del portátil portador de la valiosa información. Ante la imposibilidad, por circunstancias varias, de poder sustituir dicho cargador, se dirigió, ni corta ni perezosa, al departamento de “Menaje del hogar” de una gran superficie, y le explicó al dependiente su problema. El dependiente, absolutamente descolocado, le permitió, durante un día y medio, trabajar sobre la moqueta y aprovechar el cargador de uno de los portátiles expuestos.
    El trabajo fue debidamente impreso, encuadernado y entregado a tiempo.

    Historias.

    Que luego pa ná, pero historias son.

    Oído en Telecinco, en un anuncio de autopromoción:

    “La Fórmula 1 aporta los valores de la competición, el riesgo, la tecnología y el glamour”.

    A la espera de tener más tiempo para escribir, os dejo con un vídeo que me he encontrado por internet, titulado “La vida interior de una célula”. Si no lo habéis visto antes, merece la pena.

    Os dejo el link en alta definición, y otro de Youtube subtitulado en español.

    La musiquita está muy bien, es de Mark Berkey.

    Hasta pronto.