“Si alguna vez vais a tomar el té con el Papa, decidle que una bruja transgénero ha dicho que Jesús es una niña de Afganistán”.

Antony, el de los Johnson, dixit. La bruja transgénero es él.
No era una frase preparada, la pronunció sobre la marcha durante su último concierto en Madrid, en mitad de un discurso feminista de más diez minutos que a algunos cargó ligeramente y a mí me entusiasmó (contra lo que pueda parecer, es un tipo divertido). Después interpretó al piano cómo sería la segunda venida de Jesús, encarnado en la niña de Afganistán, cómo sale de una cueva y divide las aguas y, (suspense…) todos, y ella misma, toman consciencia de que es Jesús. Se le va la bola, pero es un ser maravilloso.

Ésta es mi canción favorita de Antony: Cripple and the Starfish

La cantó en el concierto. En un momento dado se bloqueó. Podía haber seguido, acompañado por unos músicos excelentes, y prácticamente nadie se hubiera dado cuenta (¿cuántas veces no hemos visto eso en un concierto?), pero paró y ordenó a sus sorprendidos acompañantes que pararan. Dijo que a veces se bloqueaba cuando cantaba esa canción (no me extraña, yo estaba extasiada); la gente aplaudió y él dijo, disgustado consigo mismo, que no aplaudieran, que las cosas malas no se aplauden. Y volvió, con mucha aplicación, al teclado.

◊◊◊

Estos días han muerto Antonio Vega y Mario Benedetti. El mundo está hecho una mierda, pero cuando piensas en estas personas, te das cuenta de que también está lleno de seres maravillosos, artistas y poetas que regalan magia, y gente corriente también, gente con enormes corazones que por lo menos te permiten pensar que este paseo merece la pena.

Anuncios